20 feb. 2009

Windows 7: más y mejores aplicaciones

La introducción de una nueva versión de Windows suele ser el momento perfecto para integrar también nuevas ediciones de algunas de las herramientas más representativas de Microsoft. Eso es lo que ocurre con Internet Explorer y Windows Media Player

Dos de las aplicaciones más utilizadas en cualquier PC o portátil con Windows estrenarán una nueva versión en Windows 7. Y lo harán para volver a tratar de asentar su uso entre la comunidad de usuarios. Desde luego, no son las únicas novedades que afectan a las aplicaciones incluidas de serie con el sistema operativo, pero sí son las más relevantes para muchos usuarios.

Obviamente, tanto Internet Explorer 8 como Windows Media Player 12 se podrán instalar en otras ediciones de Windows. De hecho, ya hace tiempo que podemos instalar las versiones previas del navegador de Microsoft (tanto la beta 1 como la beta 2 han aparecido a lo largo de 2008).

Mientras, en el caso del reproductor multimedia aún no ha habido una versión previa oficial, pero, como ha ocurrido con otras versiones, cuando aparezca definitivamente es probable que haya formas de utilizarla en ediciones anteriores a Windows 7.

Junto a estas dos protagonistas, tendremos también cambios importantes en las prestaciones e incluso el diseño de aplicaciones legendarias, como Paint o WordPad, que curiosamente se apropian del famoso Ribbon (cinta) que revolucionó la interfaz de usuario en Office 2007 y que poco a poco podría ir siendo utilizada en más y más herramientas del sistema.

Windows Media Player 12

El reproductor multimedia llegará en Windows 7 a su duodécima versión (al menos, según la numeración de Microsoft) y en ella se aprecian algunas mejoras realmente interesantes que parecen reflejar una mejor comprensión de lo que necesitamos los usuarios al reproducir todo tipo de contenidos multimedia.

Precisamente, una de las características más relevantes es el soporte de códecs: en WMP12 podremos reproducir audio en formato AAC además de en MP3 y WMA, mientras que en el ámbito del vídeo tendremos de serie la posibilidad de leer MPEG-4, H.264, y XviD/DivX (en realidad, dos versiones derivadas de MPEG-4) además del ya tradicional soporte de vídeos AVI, MPEG-1/2 y WMV.

La reproducción de vídeo está especialmente cuidada, ya que desde el primer momento se visualizará a pantalla completa y no se mostrará la lista en una franja a la derecha a no ser que pulsemos el botón Show list de la parte superior derecha.

Tampoco aparecerán los accesos a las secciones del organizador de nuestra biblioteca multimedia en la parte superior, algo que tiene su razón de ser, como veremos enseguida. Los controles de reproducción translúcidos son similares a los de WMP11, y desaparecen automáticamente a los pocos segundos de inactividad en la ventana.

El único nuevo botón o acceso de esa barra de control de reproducción es uno llamado Switch to library mode, que permite, precisamente, acceder a la biblioteca multimedia. Éste es un sistema más lógico de acceso a esas funciones y elimina la necesidad de la recién comentada barra de accesos a diferentes secciones de la organización de contenidos en WMP.

La organización multimedia no varía mucho con respecto a WMP11. De hecho, en esencia el funcionamiento es exactamente igual, pero dispondremos de nuevas opciones; por ejemplo, al minimizar el reproductor. En la barra de tareas aparecerá minimizada la ventana de reproducción cuando pasemos el ratón por encima del icono de Media Player, mientras que, si pinchamos en su correspondiente Jump List (con la flecha que aparece justo a la derecha de ese icono en la barra de tareas), accederemos a la posibilidad de activar listas de reproducción recientes o frecuentes, así como de seleccionar géneros específicos que se nos ofrezcan en dicha lista de opciones asociada al icono de Windows Media Player.

Otra de las características interesantes es la funcionalidad Play to, que permite reproducir por streaming el contenido que deseemos de nuestra biblioteca multimedia en cualquier dispositivo de nuestro grupo de trabajo. Por ejemplo, podremos elegir una película en Windows Media Player 12, pero, al mismo tiempo, indicar a la aplicación que no la reproduzca en ese equipo, sino en el PC Media Center que tenemos conectado a nuestra red doméstica.

Internet Explorer 8

Últimamente Microsoft lo está pasando mal en el terreno de los navegadores: todos sus competidores están ganando cuota de mercado y, mientras tanto, la cuota global de Internet Explorer no hace más que descender. Firefox es su principal competidor y ya ronda el 20% de cuota del mercado de los navegadores, pero Safari (con algo más del 6%), Opera y Google Chrome también le restan relevancia a la propuesta de Microsoft.

Para tratar de evitar esa tendencia Microsoft está trabajando duro en Internet Explorer 8, un navegador que, mucho me temo, no hará más que acentuar aún más los problemas de sus predecesores. Aunque algunas características son interesantes, lo cierto es que esta versión no parece estar centrando sus esfuerzos en dos áreas en las que sus rivales están poniendo toda la carne en el asador.

Por un lado, hablamos de la velocidad del motor de renderizado, no sólo de las páginas en sí, sino del motor JavaScript, un componente muy extendido en Internet y que ralentiza la experiencia de usuario. El motor JavaScript V8 de Google Chrome y el TraceMonkey que estará presente en Firefox desde la versión 3.1 son los dos alumnos aventajados, pero curiosamente IE8 apenas presta atención a este apartado.

Además de eso, Internet Explorer 8 no es un navegador precisamente ligero. Firefox tampoco lo era, cierto, aunque en la familia 3.x de este desarrollo las cosas han mejorado sensiblemente, y éste es un punto en el que Microsoft podría haber sacado ventaja. Pero no lo hará desde luego en IE8, ya que tendremos con nosotros a un navegador que seguirá con su estructura monolítica y muy compleja.

A pesar de todo eso, lo cierto es que los usuarios probablemente verán con buenos ojos algunas de las mejoras integradas en el navegador, que ya se pueden disfrutar en Internet Explorer 8 Beta 2, disponible desde agosto de 2008.

En este navegador entran en juego las sugerencias de sitios, que nos recomiendan páginas similares en contenido a las que estamos visitando a menudo. Otro complemento singular son los aceleradores, que no son más que acciones asociadas a ciertos eventos de la navegación: si veo un término en inglés y quiero traducirlo, Internet Explorer me dará la oportunidad de hacerlo directamente señalándolo con el botón derecho del ratón y eligiendo esa opción, que estará asociada a un acelerador.

Los establecidos de serie son servicios de Microsoft, pero es fácil cambiarlos por otros similares, por ejemplo, para que cuando busquemos una dirección en un mapa con estos aceleradores el servicio por defecto sea Google Maps y no Microsoft Live Search Maps.

A partir de aquí, vemos una buena cantidad de opciones trasladadas de otros navegadores. La barra de direcciones se comporta igual que la de Firefox 3.0.x y muestra el Historial o sugerencias de sitios según vamos escribiendo las URLs. Esa lista de sugerencias está mejor clasificada que en Firefox, de modo que hay que concederle a Microsoft que en este apartado ha hecho una mejora relevante.

También existirá un modo de navegación privada (conocido popularmente como «modo porno») llamado InPrivate que permitirá navegar por Internet sin que nuestras contraseñas, Historial o cookies queden almacenadas tras cerrar la sesión en esa ventana del navegador.

La gestión de estándares se supone que será mejor en Internet Explorer 8, pero en Microsoft han ideado un confuso sistema que no creemos que guste a los diseñadores web. Para aprovechar todas las prestaciones de este navegador, existirá el modo IE8, pero si la página quiere mantener la compatibilidad con IE7 y otros navegadores distintos, entraremos en el llamado modo de estándares, que teóricamente renderizará las páginas correctamente.

No hemos encontrado grandes pegas en nuestras sesiones de navegación, pero desde luego no parece que la idea feliz de Microsoft sea del agrado de los diseñadores web, que deberían tener una plantilla única a la hora de diseñar sus sitios web.

La Cinta se populariza

Hace unos meses comprobamos cómo la revolucionaria Cinta (Ribbon) de Office 2007 provocaba un debate sobre el uso de este nuevo componente de la interfaz. Es probable que muchos ya os hayáis acostumbrado a ella, y parece que en Microsoft también están contentos con dicho elemento porque poco a poco lo están trasladando a otras aplicaciones.

En Windows 7, la Cinta formará parte de dos utilidades muy extendidas y casi legendarias en la historia de esta familia de sistemas operativos. Por un lado, estará en el programa de dibujo Paint y, por otro, en el procesador de textos básico WordPad. En ambos casos creemos que la inclusión de esta cinta es muy beneficiosa, y, de hecho, Paint ha ganado muchos enteros con esta novedad.

Windows Media Center, la gran esperanza

Otra de las aplicaciones más esperadas del futuro Windows 7 será Windows Media Center, el sistema de gestión de contenidos multimedia perfecto para un HTPC y que no ha recibido apenas actualizaciones desde que Microsoft lo incluyera de serie en algunas de las ediciones de Windows Vista.

La interfaz de Windows Media Center en Windows 7 será prácticamente idéntica a su antecesora, pero habrá algunos cambios relevantes que podrían extender aún más la popularidad de una aplicación que consideramos como una de las grandes desconocidas de Vista.

Parte de esas mejoras se deben a WMP12, un componente que, por ejemplo, es el responsable de un mejor soporte de códecs de audio y vídeo. En la interfaz habrá cambios interesantes, como el modo de visualización de miniaturas, muy útil para navegar por la biblioteca multimedia. Además, contaremos con el llamado Turbo Scroll, que permitirá moverse aún más rápido por esos contenidos.

La gestión de fotos será también visualmente más atractiva y potente, y hay un apartado en el que hemos depositado muchas esperanzas: la combinación de las futuras capacidades táctiles de Windows 7 para poder controlar WMC con nuestras manos.

Eso hará que la experiencia de usuario pueda ser mucho más rica al trabajar con fotos, pero también con vídeos o música. Para conocer más detalles sobre el futuro de Windows Media Center os recomendamos el artículo de uno de los desarrolladores de Microsoft, Charlie Owen, que reveló las mejoras en un análisis realmente completo que podéis leer en http://blog.retrosight.com/WindowsMediaCenterInThePDCBuildOfWindows7.aspx.
Puedes tener una experiencia igual con el programa silver Light de microsoft, obtenlo de su sitio oficial con dar un click en su nombre.

1 comentarios:

  1. Espero que hayan mejorado bastante respecto al Windows Vista.

    Es muy interesante tu Blog.

    ResponderEliminar

Participa,has que tu opinión valga, da a conocer al mundo tu opinión.